CARTA 2

DSK a 30 de noviembre de 2015

Apreciado Kabye Kalu Rinpoche:

Me siento en la obligación de dirigirle estas letras, desde el respeto, amor y consideración, pero desde la decepción, desconcierto y enorme tristeza que ha provocado en mí, la lectura de una carta dirigida a mi precioso y admirable Lama Djinpa, escrita por usted.

Le escribo a título personal, como discípula muy próxima al Lama Djinpa, pero convencida de que no seré la única que manifieste su descontento ante tamaña injusticia.

Hasta el presente momento, consideré a DSK como un Centro Budista abierto, amigable, ocupado exclusivamente en el Dharma, en que éste se extendiera a todos los seres, a los más posibles, para el bien de todos, en el que según escuché repetidamente en muchas sesiones a las que asistí, daba cabida a todo tipo de corrientes y opiniones, incluso de otros linajes, tal y como le escuché a usted decirnos, en su última visita a DSK.

Lama, ¿qué es lo que está pasando? ¿Han tenido en cuenta a la hora de redactar esta carta, el daño que pueden provocar en la shanga? ¿Han sopesado las consecuencias que un hecho así puede provocar? Si mal no recuerdo, uno de los peores actos es el provocar la división de la shanga. ¿Que pasa con toda la shanga discípula de nuestro precioso maestro Lama Djinpa? ¿Por qué intentan apartarnos de él y dejarnos sin Maestro?

Nuestro Lama, Lama raíz para muchos de nosotros, es un venerable anciano de 79 años . Ha dedicado la mayor parte de su vida al Dharma y a sus enseñanzas. Su sabiduría y generosidad no tienen límites. Vive prácticamente recluido y de manera humilde, saliendo de su retiro solamente para impartir enseñanzas. Nuestro Lama es digno de respeto, devoción, protección y cuidados. Su estado de salud, como es de comprender por su avanzada edad, es precario, y francamente poco le ayuda recibir este “tipo de protección y apoyo”.

Considero que el Centro de DSK debería, con todos mis respetos y desde lo que mi corazón me dicta debo decir, tras ver lo que he visto, durante el tiempo que he estado cerca de él, proporcionarle la consideración que se merece. La compasión no es algo especialmente emocional. La compasión es esa apertura total de Buda. El Buda no tenía ni territorio, ni noción de territorio .

Tener al Lama Djinpa como parte de este centro, es un auténtico honor.

Lama, el Dharma debe extenderse y las conexiones, respetarse.

Por favor, Lama, le ruego reflexión y mucho amor y compasión para el beneficio de todos los seres.

Reitero una vez más mi enorme desagrado ante un hecho como éste, en una comunidad que dícese Budista. Por favor, dejemos que sea la muerte la que nos separe de él.

Un abrazo en el Dharma
Maria Jose Miquel Eced
(Médico-Asistente)

Comments are closed.