¡Hola mundo!

Shiné-2012-En la gompaEsta es una página web creada por discípulos del lama Djinpa (Borja d’Arquer) con el deseo de que sea de beneficio para todos los que la visiten, y por extensión, para todos los seres.

Esta web está por tanto dedicada al Dharma, es decir, a la enseñanza de Buddha, y en ella hemos puesto textos clásicos, enseñanzas de los maestros, muchas de ellas según tradución y con comentarios de lama Djinpa, y multitud de audios grabados a lo largo de los últimos 15 años, la mayoría en los retiros dirigidos por el lama, a los que hemos asistido, y de los que nos hemos beneficiado, numerosas personas, muchas de las cuales nos consideramos sus discípulos, y formamos por tanto una comunidad de practicantes, una Sangha, en términos tibetanos.

Te animamos a explorar los tesoros de esta web, puestos a nuestro alcance por la generosidad infinita de todos los que han perpetuado desde sus orígenes la enseñanza de Buddha, entre los que se hallan los lamas del linaje Sangpa-Kagyu, y del budismo tibetano en general, que no sólo han preservado la pureza de aquellas, sino que las han destilado una y otra vez para hacerlas accesibles y comprensibles por los que tienen anhelos de plenitud, de verdad, de felicidad última, para sí mismos y para todos los seres.

En esta web también encontrarás otros contenidos, no necesariamente budistas, pero que forman parte de la corriente universal de sabiduría, cordura, bondad, compasión, altruismo, caridad, y demás virtudes que siguen siendo hoy cultivadas por numerosas personas, y que merecen ser divulgadas.

Por último encontrarás también un espacio donde compartir tus pensamientos con aquellos otros que están en tu misma onda: la de querer desarrollarse como verdaderos homo sapiens. Para ello deberás darte de alta como usuario registrado en la web. Puedes hacerlo facílmente pulsando en el primer enlace de la derecha, bajo el rótulo “Accesos”.

Kalu Rimpoché en España

El pasado sábado 27 de Febrero tuve la suerte, junto con otros doscientas y pico personas más, de asistir a un breve encuentro con el joven Kalu Rimpoché. Primero dió una pequeña charla, en perfectísimo inglés (¡que pena que la traducción posterior al español no fuera todo lo bueno que debiera haber sido, y que se perdiera parte del mensaje en el camino!), y tras un breve descanso dió la iniciación de Tara Verde.

Yangtsi Kalu Rimpoché me impresionó. Creo que nos impresionó a todos. Su humildad, su madurez, su serenidad, su manera de estar, etc…, no me deja ninguna duda. Estamos ante un gran maestro, que no tiene ninguna pretensión de aparentar nada, que se excusa por no ser el bodhisattva que todos esperamos que sea, que dice que se siente culpable por no poder darnos nada mientras que a él le damos ofrendas, buenos recibimientos, etc… Que declara abiertamente que él no siente ser Kyabje Kalu Rimpoche, a quién admira…

Kalu Rimpoché nos dijo cosas sencillas y al mismo tiempo profundas: que su propósito es ser mejor persona cada día, que le duele el sufrimiento del mundo, que deberíamos todos ayudar a los demás, mejor que hacer ofrendas, etc…

Kalu Rimpoché estaba muy acatarrado, y se le notaba congestionado, no sé si llegaría a tener algo de fiebre, porque le ví un tanto cansado al final, cuando llegó el momento de la entrega de katas y ofrendas.

Creo que tenemos la suerte de tener de nuevo un gran cabeza de linaje. Sin duda es la expresión, una vez más, de la generosidad de los buddhas, que nos ayudan a avanzar en el camino guiados por tales maestros.

Reconozco que me hubiera gustado (¡egoista de mí!), que en el encuentro hubieramos estado muchas menos personas, tan pocas como las que éramos en 1986 cuando el anterior Kalu Rimpoche vino a Madrid, y estuvimos con él varios días, incluyendo todo un fín de semana en un retiro en los dominicos de Alcobendas. ¡Qué tiempos aquellos!.

Me alegré mucho al ver a algunos habituales de los retiros con lama Djinpa (Maribel, Esteban, Manuela, y otros).

Sólo me molestó el hecho de que la organización prohibiera hacer fotos y grabaciones, ¡porque todo estaba protegido por copyright!. Creo que es un tremendo error, y ya he dirigido un correo fundamentado de protesta. Los encuentros con los maestros no son espectáculos musicales. Son parte de la transmisión tradicional del Dharma, y éste no tiene copyright. Al mismo tiempo es legítimo querer llevarse un recuerdo en forma de foto, aunque sea de sentido hacerlo sin molestar.

Espero que alguien que haya estado este fín de semana con Kalu Rimpoché en DSK haga alguna aportación a este blog.

Canto devocional

Los que me conocéis desde hace ya años, no os resultará extraño que por fin me haya decidido a incluir en la sección “Co-inspiraciones” de la web la canción “Tus Ojos”, de Gloria Stefan. Más de uno(a) se acordará incluso de que en algún antiguo retiro la llegamos a cantar juntos.

Esta canción siempre me pareció muy inspiradora y emotiva. Sus versos no parecen dirigidos a un amor mortal, sino directamente a la divinidad. Os invito a escucharla así. Poneos delante la imágen de Chenresi, o de Jesús de Nazaret, y mientras ois la canción, leed la letra.

Podéis acceder en: http://lamadjinpa.dskbudismo.org/Secciones/Sangha/Coinspirar/TusOjos.html

¡Feliz 2010 para todos!

Feliz Navidad budista

Al llegar estas fechas solemos intercambiar mensajes de deseo de felicidad, de bienestar, de prosperidad, etc.. con nuestros amigos, familiares, y compañeros de trabajo.

Ninguno de los deseos recibidos, algunos de ellos hermosísimos, puede superar a los Cuatro Deseos Inconmensurables:

  • ¡Puedan todos los seres ser felices, y crear causas de felicidad!
  • ¡Puedan todos los seres evitar el sufrimiento, y las causas de sufrimiento!
  • ¡Puedan todos los seres alcanzar la felicidad que no se acaba!
  • ¡Puedan todos los seres establecerse en la ecuanimidad, libres de lo extremos de la pasión y de la aversión!

Inspirados en los mismos he enviado este año la siguiente tarjeta navideña, a través de la cual os deseo a todos una ¡Feliz Navidad!:

Las tarjetas de Navidad permiten explicitar al menos una vez al año lo que es un deseo permanente:

¡que seas muy feliz!
¡que lo seas con todos los que amas!
¡que lo sean todos tus amigos y conocidos!
¡que lo sean todos tus compañeros actuales y antiguos!
¡ que lo sean todos los que son o fueron algo importante para tí!
¡que lo sean todos tus vecinos, conciudadanos y compatriotas!
¡que sean felices todos los seres humanos!
¡que lo sean también todos animales!
¡que todos vean colmadas sus aspiraciones de felicidad!
¡que podamos ser siempre causa de felicidad!
¡que podamos regocijarnos con la felicidad ajena!
en Navidad
y siempre, siempre

Hacer historia

La increiblemente rápida penetración del Budismo Tibetano en Occidente se debe sin duda alguna a la conjugación de una serie de factores, entre los que seguramente están la madurez intelectual de nuestros pueblos, nuestra hambre de respuesta espiritual a los sinsentidos de la vida, las convulsiones tremendas experimentadas a lo largo del siglo XX, la insatisfacción con las respuestas obtenidas en las distintas religiones cristianas y de las ideologías, la globalización de las ideas, etc.., y sobre todo se debe al amor y compasión de los Buddhas, a la infatigable actividad espontánea de los grandes lamas, y también de los más humildes y modestos.

Cuando alguien algún día se decida a hacer una tesis o a escribir un libro contando esta historia, se admirará de cómo en apenas una generación el buddhismo se ha extendido como una llama por Europa, por Estados Unidos, y también por muchos lugares de la América hispana. Y al revisar en las hemerotecas y otros archivos documentales apenas encontrará pequeñas noticias de visitas, premios, entrevistas al Dalai Lama fundamentalmente, y casi nada de encuentros y eventos protagonizados por otros grandes Lamas.

No hallará casi nada de la labor de los lamas de a pié, como nuestro querido lama Djinpa, ni de la dedicación de las muchísimas personas que inspiradas y alimentadas espiritualmente por los mismos, han contribuido a este extraordinario fenómeno aportando su tiempo, sus donaciones, abriendo modestos centros en sus ciudades, y ayudado al sostenimiento de los más grandes. Le resultará cási imposible rastrear cómo fue posible que en España, por ejemplo, se pudieran realizar retiros de tres años, que hubiera tanta gente tocada tan profundamente por el Dharma, en tan poco tiempo.

Creo que lama Djinpa ha hecho historia, y la sigue haciendo, y todos nosotros también. Al revisar las pocas fotos que tengo de los primeros retiros con el lama, allá por 1996, tal vez incluso antes, en Mallorca, y ver cómo con el tiempo el pequeño grupito que entonces éramos se ha ido convirtiendo en una comunidad tan numerosa de discípulos y seguidores de la labor del lama, creo sinceramente que hemos estado contribuyendo de forma directa y activa a que tenga lugar lo que el propio lama a dicho algunas veces, “el amanecer de la Luz de Oriente en Occidente”.

Por eso creo que tenemos, además del privilegio de haber accedido a las enseñanzas del Buddha, la responsabilidad no sólo de mantener viva la llama, sino también de documentar para la posteridad todo esto, tan maravilloso e increible, que nos ha ocurrido en los últimos años, desde que entramos en contacto con el buddhismo, y más en particular desde que conocimos a lama Djinpa.

Creo además que el documentar este periodo sería también una manera de agradecer y de rendir homenaje al lama, a los lamas en general, y a todos los maestros. No sabemos cuánto más tiempo estará con nostros nuestro querido lama. Los años no pasan en vano, y cada vez nos pesan más a todos, y al lama también, a pesar de su empeño por seguir dedicando tanta energía a los retiros y a la enseñanza directa.

Os animo a que cada uno escriba su pequeña historia, que aporte sus fotos, con datos, lugares y fecha. Me lamento no haberlo hecho hasta ahora, y tener tan poco material útil para este propósito. Ni siquiera las fotos que he puesto en la web tienen fecha, ni referencias…

Animo también a aquellos que tengan material suficiente de las grabaciones de las enseñanzas a que procedan, de forma sistemática, a documentarlas. Para cada grabación indicar la fecha, el retiro o el encuentro en la que se grabó, su título y pequeña explicación que pueda orientar sobre su contenido, la duración, etc..

Quiero animar a los más antiguos a que hagan memoria y la escriban. Neus, a quien tanto debemos todos, aunque la mayoría no sepa por qué, ya ha hecho su pequña contribución a través del “libro de visitas” de la web. Pero seguro que tiene mucho más que decir. Y Raúl, y Elena, y Pilar, y Mila, y Sofía, y Anna, y Marçal, y Manuela, y Pepa, y ….todos los que ya llevamos años con el lama.

Espero vuestras noticias.

¡Que por esta actividad podamos contribuir a aliviar el sufrimiento del mundo!

Sonam-La del Kham, Corazón de León





3 Españolitas en el Losar, veis a Viviana? De negro muy guapa.
Hoy voy a compartir con vosotros un trocito de la vida de La bella Dakini tibetana, tan querida para nosotros. Nuestra niña del monasterio del Tíbet adoptado entre nosotros todos. Ocurrió en Julio el pasado verano-09 en Katmandú. Ella confía muchísimo en todos nosotros, y de hecho la estoy intentando traer a España durante un año para dar clases y charlas, como ya os había informado Viviana. Todo está más o menos arreglado para ponerlo en marcha, pero ahora tendremos que aproximadamente un año a causa de lo que os paso a relatar más abajo.

Por favor no la olvidéis nunca. Nunca olvidéis a los monjes del Kham a los que ella representa y es la única mujer del monasterio que eso también es extraño. Mujer y valiente que atravesó sola las montañas del Himalaya, incluso tramos a caballo, en busca de protección y la encontró. Quien lo iba a decir, en el primer Lama español, el pionero y maestro M.V.Lama Djinpa. Sonam-La es la pitufina en el poblado de los pitufos removiéndolo todo para darles vida y preservar su sabiduría en los tiempos.

El verano próximo nos iremos juntas al monasterio del Kham. Vamos a llevar dinero y otras mercancías que puedan cubrir sus necesidades principales, ella sabe organizarlo muy bien. Es un viaje muy largo carente de comodidad alguna y con bastante bicherío. Conozco bien eso, aunque no me resulta un obstáculo ni lo hace menos bello. Lleva una semana ir y otra volver: un avión, un tren, un autobús y el último tramo es 4 días en jeep a causa de la mercancía, sino sería a caballo. La razón es que en Lhasa nos pararían, entonces vamos a través de China. Ella está muy ilusionada. Lo que es la expedición, mi viaje y el de ella lo voy a financiar yo, todos los gastos –espero poder asumirlo para entonces con la gracia de Buda- hasta ahí puedo llegar pero más me sobrepasa por ello acudo a vosotros. Todo el dinero que se recaude para ellos se lo haremos llegar íntegro y de ello tendréis constancia.

Os ruego que no olvidéis vuestras aportaciones para la gente de allí, como habéis hecho anteriormente con Viviana “la bella de espíritu”. Solo he cogido el relevo porque ahora ella no puede hacerlo. Os lo pido encarecidamente a los que podáis y por poco que sea la aportación, nosotras allá hacemos maravillas, lo multiplicamos con habilidad. Es fantástico lo que habéis conseguido hasta ahora, el Khempo está conmovido y muy agradecido. Intentaré documentarlo todo con fotos en mi próximo viaje y os lo mostraré.

Amigos, no podré reunirme con vosotros en Madrid esta vez por que estaré trabajando duro en Méjico todo el mes, tengo que ahorrar y no me libro de trabajar de momento. Es por ello que os ruego que no olvidéis este proyecto tan hermoso, esta iniciativa tan generosa de nuestro querido Lama. Las aportaciones se las podéis hacer llegar a él. Y a continuación, él con su intrépida sabiduría sabrá que hacer, yo solo estoy a sus órdenes. De verdad que amo este proyecto con todo mi corazón. Gracias por vuestra generosidad.

MANGALAM

Paso a relatar las aventuras de nuestra protegida y sabía tibetana, debéis saber que habla un inglés perfecto, chino que estudió hace muchos años en Taiwán y su lengua el tibetano. Es muy inteligente, humilde y además nunca deforma la expresión cuando me traduce, es muy diplomática. Tengo que decir que me resulta una persona admirable de la que no me canso de aprender. Gracias a nuestro querido Lama y a vosotros por brindarle vuestra protección.

Sonam-La, del Kham

Tiene un señor dentro…vereís!

Es terrible lo que voy a contar

Resumo un poco su historia, con sus vecinos (no tibetanos en este caso) que les amenazaban con matar a toda la familia por que les exigían medio metro de tierra del terreno de su casa. Tras muchas amenazas, el pasado invierno un día la esperaron y le dieron una paliza a ella, con lo dulce que es ¡dios mío! Días después a su padre también lo enviaron al hospital, estuvo muy enfermo, tuvo un problema en el cráneo y en la cabeza a causa de los golpes y patadas, también influye que es muy anciano y no se pudo defender ni escapar.

Cuando ella me relataba esto, le dije – porque no se lo dais el medio metro ese, y ¡claro!… me dijo que ya se lo dieron pero ahora quieren otro medio metro mas y para ello tendrían que empezar a derribar su propia casa por un lado. En fin…el mundo y sus cosas. Algo descabellado. A continuación me estuvo contando algo que me fascinó por su agilidad de estratega, parece ser que esta dulce y pequeñita mujer cuando le tocan mucho, mucho las narices desarrolla un mal genio increíble y en algún momento hasta esto puede ser una fuente de recursos:

Habían venido otra vez, como 7 hombres se le metieron en casa, venían con cintas en la frente atadas con el nudo para atrás y el trapo colgando, como los ñingas de las películas de kunfú y traían cuchillos en las manos. Como todo el mundo en Katmandú, ellos tenían la puerta de casa abierta y entraron en tropel.

El padre de Sonam-La estaba en ese momento en la habitación muy enfermo, acababan de llegar del hospital y ella se enfadó bastante porque los ruidos al padre lo empeoraban, se le amplificaban por 10 en la cabeza, estaba muy delicado. De manera que ella se puso brava, salió y dijo en tono de autoridad. – Bueno….ya está bien de estupideces que es lo que queréis hoy aquí…hay una persona enferma en esta casa y eso se debe respetar. Entonces ellos la empujaron para dentro de la habitación del padre diciendo -venimos a mataros a toda la familia… Ella hinchó el pecho, se puso firme y muy airada les dijo – pues si hoy se va a matar a alguien aquí no va a ser en esta habitación, va a ser en la de al lado que es la habitación de matar gente desde hoy, porque aquí hay una persona enferma e insisto en que se le debe respeto, así que todo el mundo fuera de aquí ahora mismo.

Parece ser que comenzaron a salir desconcertados pero al salir a empujones un par de ellos bastante iracundos cogieron a la madre que estaba sentada en el suelo (las sillas de oriente) por un pie y a la hermana, las arrastraron para la habitación de al lado y allí en el suelo las amenazaban mucho. Sonam-La gritaba – Si lo que queréis es matarnos podéis empezar ya ahora, porque esta es la habitación de matar gente en esta casa, yo misma la he preparado para ese menester. Ahora ya estamos todos preparados, vamos…vamos… por quien vais a empezar…., tal vez por mi….Ella continuaba con autoridad -Estamos en la habitación adecuada, comencemos pues… (Todo esto gritándoles bastante y que no sabía de donde le venía tanta fortaleza, según me contó)

En ese momento no se sabe ni como, el padre que se había levantado, asomó por la puerta intentando bracear, agarrándose al marco de la puerta convaleciente y muy mareado. A ellos esto les cogió esto por sorpresa, de modo que se echaron hacia él y entonces la madre se escapo por la puerta y se puso a chillar en la calle muy, muy alto llamando a los vecinos y ellos, los supuestos ñingas se asustaron y salieron todos unos por encima de los otros por la puerta y se fueron desperdigados por la calle.

Vivir para ver…quien iba a decir que esta chiquilla iba a tener esta fortaleza interior, a ella ese día ni la tocaron y me dijo que al decirles lo de que tenía una habitación preparada para matar gente se habían quedado como idiotas mirándose unos a los otros. Evidentemente no tienen muchas luces y debemos orar por ellos para que encuentren su luz (esto es lo que ella hace), son muy brutos porque cuando los esperan en la noche, por la espalda si les han pegado, y al padre en esos días en verano le tuvieron que operar de la cabeza, creo que ahora está mejor, pero llevaba meses muy mal, por fisuras en el cráneo.

La verdad que ir a su casa daba cosa, encima había que cruzar el callejón del terror (como en los parques temáticos de atracciones) pues no había manera de llegar a su casa sin pasar por un túnel de calle súper estrechito de un metro y poco de ancho y muy largo y oscuro, Katmandú tiene muchas calles así. En serio que parecía una prueba iniciática de las egipcias, de aquellas terribles, porque me contaban que cuando entraba una moto, te tenías que pegar a la pared, si se paraba a tu lado te pegaban y te desvalijaban, a veces iban dos juntos en la moto. Y es tan largo el túnel que no sabias si te iba a pillar la cosa o no. Había pasado ya varias veces esto, sobre todo a mujeres de allí. Cada vez que lo tenía que atravesar para ir a su casa miraba mucho, antes y después, y lo recorría igual que el correcaminos de los dibujos animados….mic….mic….

No… si es graciosísimo…. ir a su casa, yo ya les decía a ella y su hermano el monje que no me contaran más cosas porque luego no sabría como marcharme de allí para mi casa. Lo que pasa que volví más veces porque tenían un Lama escondido en el desván, un Lama precioso no muy mayor o parecía más joven en realidad, unos 50 años, era muy vivo y con mucho carisma. Venía de Pharphin de cerca de la cueva de Padmashambava y al parecer allí vive en una casita de 2 por 3 por eso es muy famoso. Había venido esta casa a rezar para ellos y por sus agresores también y vivió allí ese mes, por supuesto eligió la habitación más pequeñita de las de arriba de todo. Que gracioso era, cuando entrabas en su habitación tenía dulcemente sus escrituras apoyadas en sus manos, movía sutilmente su mala y ponía una sonrisa con bigotito hasta las orejas y decía –Tara. Si cerrabas la puerta y la volvías abrir corriendo, de nuevo decía –Tara… me encantaba! Y entonces sonreíamos los dos, me suscitaba mucha curiosidad. Era un señor precioso y de sonrisita gamberra, era un amor como el de un niño.

También vinieron 3 Lamas de Phulahari a rezar, yo creo que eran de los filósofos. No si había un mundo muy interesante allí, se pusieron hacer muchas cositas fabricadas con bambú y una navaja (el de Pharpin bajó del desván y les ayudaba con la sonrisa hasta las orejas y feliz) tenían todos mucha fuerza interior, mucha seguridad y sobretodo ningún miedo, no parecían nada débiles, al revés, eso es lo que más me llamo la atención, que tenían una gran fortaleza interior, muy profunda. Valía la pena atravesar el túnel del miedo y arriesgarse a que entraran los ñingas otra vez a matarnos a todos –Lo que me cruzaba por la cabeza era… Que bueno al fin y al cabo estamos todos siempre metidos en la habitación de matar gente de aquella casa- je, je… Había mucho que ver allí, yo siempre estaba con la boca abierta. Era muy entretenido ir allí de visita, había mucha movida y sacaban utensilios muy raros de sus bolsas, unos palos de madera largos con dibujitos incrustados, parece para hacer plastilinas muy pequeñitas, muy interesante todo. Yo solo tomaba té salado y palillos ondulados de pan tibetano y les sonreía.

Ahora el padre de Sonam-La está en casa ya recuperándose de la operación y parece que va mejor. Sonam- La no para de decirme que el Lama Djinpa rece por ellos, es increíble la Fe que tiene en el Lama.

Este es el esbozo del relato que ella me contó.

Actualmente Sonam-La está dando clase de inglés en el monasterio del M.V. Khempo Sultrim en Katmandú, es como una mamá cariñosa para las niñas monjitas, muy pequeñitas. Niñas recogidas de la calle que allí están protegidas y recibiendo una educación impecable. Me conmovió profundamente ver el amor que esta mujer vierte en estas criaturas tan hermosas. Cuando la ven revolotean alrededor de ella como pajarillos, pollitos inocentes llenas de ternura y sedientas de amor. Un amor y un cuidado que ella les procesa sin cesar, les da caricias en sus preciosas y pequeñitas caritas y solo ves un montón de sonrisitas felices con dientitos blancos, caritas morenitas de ojitos achinados y risas y felicidad alrededor de este bello ángel.

Cuando su padre se tuvo que operar, ella tuvo que gastar todos sus ahorros en la operación, porque allí no hay seguridad social. Si eres pobre te mueres. Cuando llegué a su casa estaban comiendo mazorcas de maíz quemadas en brasas, no tenían otra cosa y su madre le decía que tenía que buscarse un trabajo para poder vivir en invierno. Aun tiene escondido el dinero que le enviasteis la vez anterior y ni lo toca, para ella es sagrado, es el dinero del monasterio. Como aun no pudo ir a Tíbet, lo tiene guardado en el monasterio del M.V. Khempo Sultrim. En su casa ella es la cabeza de la familia y los mantiene a todos y esto es muy pesado para ella. Cuando llegué en verano la encontré deprimida porque me decía que iba a tener que dejar lo que más amaba hacer, para entrar en un trabajo esclavo para mantener a la familia.

Dos personas amigas mías que no conocéis, una de Lugo y otra de La Coruña, ambas de gran corazón financiaron dicha operación, su dinero apareció por arte de magia y a causa de este bello rasgo Sonam –La no tuvo que abandonar a sus niñas. Fue algo maravilloso, Buda está con ella y con su familia. Su madre lloraba mucho emocionada y al tomar el sobre entre sus manos se puso a rezar de inmediato por estas personas, muy agradecida. Me he remitido a escribir su historia para que nunca la olvidéis ni a ella ni a cuanto ella protege. Gracias amigos.

MANGALAM

Tra si de lek
Marta, al servicio del Dharma.

Matthew Ricard-Arte budista



 

 

 

Entrada de Marta Looz:

Querida Sangha:

Me encantaría que contaseis cosas aquí, es un medio muy interesante para conversar.
Me dice Juan que cuente más cosas de los veranos en Nepal así que allá voy…

Pero si no escribís nada, esto va parece un monólogo y ya tengo tendencia a algunas rarezas ¡es lo que me faltaba! andar hablando sola en un blog. Menos mal que está Juan siempre por ahí también y así parece un diálogo, así que andamos del ganchete por el blog más solos que la una, a veces alguien asoma la cabecita también, pero animaros mas ¿no? Disculpad las faltas de ortografía si las hay, es algo que jamás he podido evitar y ya no lucho, se me escapan mucho. Siempre hay algo….lo siento.

Bueno, a lo que iba, otra historia:

Ahí van mis amigas en viñeta

Un día una amiga de Taiwán nos llevó al monasterio de Dilgo K.R. llamado -el Sechen, a un grupito de 5 ó 6 para enseñarnos toda la escuela de artes, todo fue organizado de repente así como cuando parece que es el mismísimo viento el que lo organiza. Tuvimos que dejar todos los quehaceres y acompañarla súper deprisa empujadas por el torbellino de la empatía, además que esa chica cuando se le mete algo en el moño hay que ir, que se nos pone rufa, sino ¡ y es un cieliño, todo hay que decirlo!

Ocurrió entonces que entre tanka y tanka me encontré un libro por allí apoyado en un pasamanos que dentro ponía que era de Matthew Ricard -el hombre francés catalogado por la ciencia como el hombre más feliz del mundo- El libro no era de los que él escribió, era la historia de unos gemelos más o menos y algo de ciencia ficción o eso me pareció y que al parecer el propio autor se lo había regalado, eran amigos. Supe todo eso por la sinopsis y porque primero se cayó al suelo delante de mis pies y se abrió el solo por la primera hoja como con un leve viento que no estoy muy segura de donde vino. Como ya suponéis en los ambientes de los Lamas siempre pasan cosas muy mágicas, esa es su mayor belleza, hacen todo si hacer nada y las cosas suceden solas. Lo que pensé entonces fue que si ello era un objeto suyo personal, era probable que anduviese cerca, de modo que paré un niñito de estos vestiditos de monje que corría por allí y le pregunté si es que estaba allí Matthew Ricard.

El niño dijo que si, de modo que allá me fui con una amiga de Suiza, Silvia, que estaba a mi lado y otra mujer francesa que estaba con la nariz muy afilada, escuchándonos el plan de escapada de los del resto de la visita. Fuimos corre que te corre ilusionadas como niñas deprisa por escaleras abajo, arriba y pasillos, detrás de nuestro pequeño guía y finalmente le encontramos. Nos recibió con la barriga echada para delante, las manitas para atrás agarradas tras la espalda y con una enorme sonrisa de oreja a oreja. Fue muy atento y tiene una mirada hermosa, es un papá bueno y nos hicimos fotos con él porque no nos resistimos a pedírselo, estábamos súper contentas y tranquilas allí. Es muy bonita persona. Le pregunté si era verdad que siempre era feliz y me decía que es que todo era muy sencillo… Todo el tiempo decía que las cosas en realidad son muy sencillas, sólo habíamos de parar nuestra marcha para poder observarlo y dejar de lado la mitad de las cosas porque no son importantes y a veces no nos damos cuenta que todo puede ser más fácil. Un señor bien riquiño era este y lleno de ternura, era de ese cariño que se puede palpar en el ambiente.

Por supuesto, como fuimos a darle la lata, nos perdimos de los otros tres o cuatro visitantes del arte y una cosa nos fue llevando a la otra, pues después siguiéndoles, siguiéndoles o buscándoles por pasillos algo despistadas, nos pareció entrar en una especie de museo maravilloso dedicado a Dilgo K.R. Estábamos maravilladas, la piel se nos ponía muy erizada, que increíble!…era un sitio muy grande o a mi me lo parecía, casi podía sentir cúpulas de cristal sobre mi cabeza aunque no las había, todo se volvía circular y redondeado o nosotras hacíamos círculos observando el entorno, no estoy segura (os recuerdo que tengo mucha imaginación, eso es todo) Entonces de pronto entré en una habitación prohibida sin saberlo, tocándolo todo con los ojos, cosa por cosa y dejándome llevar por la intuición del amor, hice caso a mis pies y fui marcha atrás sin mirar, solo sintiendo el ambiente más sutil cada vez, atravesé una puerta y de pronto,…al mirar hacia una esquina, no pude evitar que las lágrimas vinieran solas a mis ojos. Algo me conmovió horrores porque en ese mismo momento me di cuenta que estaba dentro de la habitación personal de Dilgo K.R. Porque en las fotos de cuando estaba muy mayor sale aquella hermosa y brocada ventana de cuadraditos detrás y el cojín largo amarillo y su alfombrilla, todo estaba allí, eso fue lo que más me llamo la atención, el cojín largo amarillo, me agarre a él y no lo podía soltar, solo pensaba en que él había tenido allí su brazo apoyado muchísimos días de su vida y ahora aun parecía estar allí. También pude tocar sus gafas allí apoyadas en la mesita y me conmovió mucho. Entraron las otras dos chicas también y tenían la boca abierta mirando en todas las direcciones, no podíamos hablar, había mucho que mirar.

Después apareció Janet la Taiwanesa y el guía del arte con los demás y como no queríamos salir de allí nunca más, el guía decía que allí no se podía entrar, pero se sonreía mucho, había algo que le hacía mucha gracia, supongo que era el encontrarnos allí de furtivas. El caso es que ya estábamos dentro, así que valientemente se decidió la de Taiwán y se atrevió a pedir permiso para abrir una habitación pequeñita de al lado -Por cierto que me pregunté cómo lo sabría ella, hummm…tal vez algún día con anterioridad también se habría colado o algo. Es capaz, tiene toda la pinta…En fin! … Al parecer es en donde están guardados sus huesos en un cofrecillo precioso de madera y nos dejaron entrar. Me acordé de todos vosotros y me pasaban imágenes muy bellas por la cabeza de nuestros encuentros con nuestro amado Lama. Era como un resumen en mi cabeza de todos estos años cuando nos encontramos en los retiros y pensé que éramos realmente afortunados. Me pareció una pequeña muerte.

Fue un día maravilloso, pero al irnos yo estuve bastante triste porque no quería irme nunca más de allí y quería llevarme el cojín amarillo a mi casa, da la impresión de que tiene aun su brazo apoyado ahí. Por supuesto no hubo manera y me lo tuvieron que arrancar de las uñas entre dos. Aun así sonreían mucho, menos mal! Siempre me fascinó la gran paciencia, tolerancia y la bondad ilimitada de los budistas. Es increíble. Solo quieren tu felicidad y su actitud es de total servicio, abrió la puerta porque nos quería ver felices y ya que habíamos llegado hasta allí le pareció buena idea ¿No es hermoso? Impresionante!!! En realidad lo que fuimos a ver, realmente era el arte más puro del amor. Si fue una visita de arte budista.

Marta la Galleguíña
-Y próximamente las increíbles aventuras de la intrépida Sonam-La del Kham- He de contaros como vive y como lo supera. Os gustará.

Monasterio Sakia



 

 

 

 

Otra historia (de Marta de Galicia):

En esta ocasión me alojaba en Katmandú en un monasterio Sakia muy bonito. Tiene muchos niños preciosos vestiditos de monjes y todos los días les oía cantar por las mañanas como ángeles. Un día por la mañana me encontraba sola en casa estudiando, había un gran silencio como de costumbre y mucha paz. Desde mi habitación tenía una hermosa vista hacia el Templo. Entonces de repente empezó haber mucho movimiento. Me asomé a la ventana y veía mucho follón de banderas y cosas altas puestas en palos. Todos los niños salieron corriendo de la escuela muy excitados y llevaban muchas cosas de tela y entre varios un gran paraguas de tela amarilla con muchos pliegues. En un momento se formó una fuerte humareda de incienso muy rico y trompetas y tambores empezaron de repente a tocar. Parecía increíble lo deprisa que había cambiado el ambiente.

Me asomé un poco más por el balcón para tratar de ver cuál era la causa de semejante follón y vi que se acercaba un coche rojo. Imaginé que era un Rinpoché, solo estaban los niños-monje de las escuela y sus profesores, los niños estaban todos preciosos vestidos de rojo y con catas blancas y haciendo un pasillo para recibir al nuevo visitante. Salí pitando de casa, bajé las escaleras de tres en tres y a trompicones para verle la cara haber como era. Y adivinar que…

Bajé sin mirar mucho muy deprisa los escalones y al final en el último recodo di un salto en el pasamanos para llegar a tiempo, de modo que en ese salto final caí en el centro del pasillo, debido a que los niños lo habían hecho también en la entrada del interior. Total que me encontré de frente al Lama que ya se acercaba, allí aun agachada por el impulso me preguntaba a mi misma que estaba haciendo ¡yo que sabía!… Esto me dio bastante apuro y sorpresa así que dé un salto me escondí detrás de una de las puertas. Me quedé a un metro de él y me preguntaba si él pensaría que era descortés por mi parte esa reacción. Inocente de mi, resultó que la puerta era de cristal de arriba a abajo y cuando pasó nos quedamos unos segundos mirándonos. Me pareció muy inteligente, que no estaba pensando en nada y mucho menos en nada que yo pudiera temer, era una mente ecuánime ¡Que profunda mirada tenía! de esos señores de estar de vuelta y media de todo. Señores que saben la verdad de las cosas, me pareció muy refinado y elegante. Tenía el porte de la sabiduría.

El Rinpoché subió la escalera hacia sus dependencias y los niños se pusieron hacer cola para ir a saludarle. Corrí de nuevo escaleras hacia arriba y de tres en tres para ir a buscar una kata a mi habitación y después me puse entre los niños en la cola haber si colaba -con cara de -yo no estoy aquí- quedaba un poco alta entre ellos y estaba vestida con un kimono de manga larga azul marino y vaqueros con lo cual no conseguí pasar desapercibida, los niños se reían y me animaban dándome la manita muy cariñosos, era la única occidental que había en ese momento. Todos se habían ido a clase. Finalmente entré en la habitación y me dio su bendición. Volví a ver su inteligente mirada, era la mirada de un guerrero de la no guerra y ello me recordó el valor del dharma.

Es lo que me fascina, el mirar de las personas que saben la verdad de las cosas. Porque ellos saben cómo son las cosas en realidad y viven en silencio. Es hermoso, por ello irradian esa energía de amor tan profunda, supongo que es el halo de la sabiduría. Este era un hombre de los que hablan sin hablar. Era uno de los que habían construido el monasterio según me explicaron luego. Le puse un nombre en mi mente –El señor que sabe las cosas- Había venido para escribir. Al parecer se venía de retiro a su monasterio para escribir la historia de su familia espiritual y eso hacía durante todo el día. Su rostro me parecía chino. No podía evitar al mirarle ver a un antiguo sabio chino, aunque también tenía un aire político (de los reales, no los teleñecos) desde luego tenía la elegancia de la destreza, el aplomo y la sabiduría. Me gustó mucho haberle visto.

Marta de Galicia

Un pequeño retiro en el norte.

Hola a todos:

La semana pasada me hice un pequeño retiro en solitario en una casita de Asturias cerca del mar.
Apenas 4 días y no del todo sola porque por allí había un gato (Raspu) un murciélago viviendo en la escalera ¡lo prometo! aunque se marchó a los 2 días, mi perra y yo.
Los días fueron transcurriendo con calma. Shiné, Preliminares y Mahamudra repartidos a lo largo del día. Yo, que no estaba del todo segura de poder-querer hacerlo sola y que fuí viendo como, poco a poco, la práctica se fue convirtiendo en mi aliada y mi mente también.
Balance: muy positivo.
Ahora ya de vuelta a la vida cotidiana reflexiono y pienso que sin haber conocido al Lama Djinpa hace ya 10 años o por ahí ni éste pequeño retiro, ni los demás que he hecho habrían sido posibles.
Me alegro tantísimo de poder contactar con todos vosotros desde aquí 🙂

Mangalam

Un abrazo para todos

Ana