Autobiografía espiritual

Autobiografía espiritual
(por orden cronológico desde 1977)

Rindo homenaje a Lama Yeshe, a Khenpo Tsultrim Gyamtso Rinpoché, a Kalú Rinpoché, a Bokar Tulku Rinpoché, y a Khyentse Rinpoché, cuerpo, palabra y espíritu, cualidades y actividad de mi Lama Raíz, Buddha viviente, con el sabor único del yo y del no yo.
Que la intención de Lama Yeshe, ahora Ósel Rinpoché, sus plegarias, su sabiduría, su amor y su acción, que son el juego mágico de la Sabiduría Primordial, puedan manifestarse en sus hijos del corazón y beneficiar a todos los seres, inmediatamente, aquí y ahora, a partir de este momento, irradiando su incomparable bondad hasta los confines del universo a lo largo de una ilimitada vida.

Este es el homenaje de vuestro hijo Tubthen Sangye, al que le habéis dado la vida en la vida, de la que os hago entera ofrenda, a vosotros y a vuestro linaje de bendiciones, en recuerdo de lo cual hago voto solemne de repetir esta plegaria hasta el día de mi muerte.

Rindo homenaje a Khenpo Tsultrim Gyamtso Rinpoché, gracias a vuestra suprema sabiduría y bondadosa actividad, vuestro hijo ha recibido las enseñanzas orales de las que hago entera alabanza, con el ruego de que mantengáis encendida la antorcha de vuestra palabra hasta el fin de los tiempos. Habiéndome mostrado que todos los fenómenos son ilusorios, incluso el sagrado Cuerpo de Buddha, sin ningún apego a esta vida ni al más allá, os suplico que me concedáis vuestras bendiciones para que pueda cumplir la intención de, realizar la pureza universal y liberar finalmente a todos los seres de los lazos del samsara.

Rindo homenaje a S.E. Kalú Rinpoché, ahora Yantsi Kalú Rinpoché, gracias a vuestra suprema compasión, vuestro hijo vajra, Chóky Palden este huérfano del mundo en pos del Glorioso Dharma que ha recibido los votos de liberación con el nombre de Karma Djinpa Tarchín, ha podido hacer el retiro de tres años en Ósel Naro Ling de Vajradhara, y, de acuerdo con vuestra inspiración, ha podido construir el refugio, de nombre profético, Samten Tarchin Ling, en el que ejercitarse de por vida en las preciosas prácticas a las que tuvo acceso gracias a vuestra inigualable y puntual generosidad, por la que siempre os estará en deuda, de vida en vida.

Concededme vuestra gracia, os lo suplico, para que pueda purificar los hábitos de la presente y anteriores vidas que velan la visión de la realidad última y ordinaria, y, con una mirada tan pura y limpia como la vuestra, pueda obtener experiencias y realización en la práctica, a imagen y semejanza de mi incomparable maestro, vuestro primogénito y plenamente realizado Señor del mahamudra, Khyabje Bokar Tulku Rinpoché, así como vencer todos los obstáculos, internos y externos, con el poder de la serena y gozosa humildad de nuestro drub.pen, el precioso Lama Tempa Gyamtso, y la diligencia ejemplar de su ayudante, Lama Namgyal, Daniel Bocheró.

Cuando digo puro y perfecto maestro espiritual, concédeme tu gracia, haz que un amor y una compasión insuperables nazcan en mi corazón, me dirijo a la esencia misma del lama.
De otra manera, se puede viajar en el mismo sentido, tomando el camino causal de las buenas apariencias por las que el maestro debe ser perfecto y hablar el lenguaje de las apariencias con la pureza del arhat. Pero al realizar la coemergencia de todas las apariencias en la no-dualidad, surge el bodhisattva que sabe comunicar lo indecible con la dulzura de un solo sabor. Los yoguis, en cambio, basan su maestría en ser puros y perfectos aunque la apariencia sea buena o mala. Tienen la capacidad de transformar el veneno en amrita, el deseo en libertad, el odio en amor y la indiferencia en compasión.

Del arhat, el bodhisattva y el yogui, surge el maestro perfecto, digno de ser honrado en cuerpo, palabra y espíritu.
Manifestación   del   espíritu   no-dual,  fusión   del gurú-yoga, comunicación auténtica, éste es el maestro que veo en vos, ser auténtico en todas las situaciones, Khyentse Rinpoché.
Me habéis dado tanta felicidad y dicha que ya aparece la eterna alegría de la que hago ofrenda a mis lamas, fuente de la gran felicidad que me inspira vuestra presencia.
Maestro perfecto de la gran compasión, ¡concédeme tus bendiciones, te lo suplico! Gurú Rinpoché, Buddha de los tres tiempos, Lama de la Gran Felicidad, liberador de todos los obstáculos, exteriores, interiores y secretos, ¡concédeme la gracia de realizar la unión del amor y la compasión que irradia Pedma Dongag Lingpar a través de vuestro cuerpo presente, Nirmanakaya de Buddha!


OM AH HUM BENDZAR MAHA GURÚ MANGALAM SRI BUDDHI SARWA SIDDHI HUM

Vosotros, manifestación inseparable del cuerpo, de la palabra y del espíritu, de las cualidades y de la actividad de Buddha, unión de las Tres Joyas y las Tres Raíces, de los sutras y de los tantras, aceptad, por vuestra compasión, mi pensamiento, palabras y acciones, en cuerpo, alma y espíritu.
Imploro vuestra bendición para mí, para mis hermanos y hermanas vajra, y para todos mis protectores, protegidos, madres, hijos y hermanos de los seis reinos del sufrimiento, próximos y lejanos, amigos y enemigos, grandes y chicos, visibles e invisibles, asesinos y víctimas.
De vida en vida, a vuestros pies, hasta que el último ser de los seres sea liberado de las existencias cíclicas que no tienen origen ni fin, concededme la gracia de serviros con el cuerpo, la palabra y el ser del último y más fiel, aunque imperfecto discípulo.

 

Comments are closed.