Plegaria a los Maestros del Linaje

Plegaria a los Lama, Homenaje y Súplica

Rindo homenaje a Dorje Chang, no dual, omnisciente y omnipresente, el dharmakaya primordial, unión inseparable de claridad y vacuidad.
Rindo homenaje a Buddha Sakyamuni, el cuerpo de emanación, el nirmanakaya del Fundador, unión inseparable de compasión y vacuidad.
Rindo homenaje a Gurú Rinpoché, el cuerpo relampagueante del vajra que se manifiesta en los tres tiempos, unión inseparable de felicidad y vacuidad.
Rindo homenaje a todos mis lamas, gurús y maestros de todas las tradiciones santas, el cuerpo coemergente de Buddha, la luz en el camino, la unión inseparable de apariencias y vacuidad.
Rindo homenaje a Khyungpo Neldjor y al linaje de las enseñanzas Shangpa-kagyu, unión de la sabiduría y los medios hábiles, del cuerpo, la palabra y el espíritu de Buddha.
Rindo homenaje al lama de lamas, el supremo señor Rang-djung Kun-kyab Dorje-chang situado en el centro del mándala que corona al yogui que os implora con fervor que le concedáis vuestras bendiciones.

Concededme la gracia de realizar al lama primordial, esencia de mi propia naturaleza, éste que no tiene medio, principio ni fin, que es la pacificación, la budeidad nacida de sí misma, el perfectamente iluminado.
Concededme la gracia de satisfacer al lama raíz, guía en la oscuridad, Buddha viviente que muestra el camino de la liberación, corta la raíz del sufrimiento con la espada del conocimiento y destruye el muro de las dudas y la prisión de las tinieblas con el dorje de la gran compasión.
Concededme la gracia del espíritu santo que nos une sin reservas, este puro mensaje del Dharma que lo penetra todo, puro e impuro, con la radiante e inefable verdad de la no dualidad, liberando a todos los seres de la ilusión de sus cadenas.
Concededme la gracia de emular a éstos que tienen la pura visión de la sabiduría trascendental, y que desprovistos de emociones realizan la naturaleza vacía de todos los seres y circunstancias, contribuyendo espontáneamente a su pacificación y liberación.
Concededme la gracia del guruyoga, la beatitud, el cuerpo ilusorio que destruye la fijación, el sueño divino que eleva el camino, la clara luz que disipa la ignorancia, el sabor único del amor, la felicidad y la sabiduría.
Os ruego que aceptéis este mándala escrito, el corazón en la mano, con el que os rindo homenaje, y os ofrezco mi cuerpo y todas mis vidas, el monte Meru, el sol y la luna, y todos los fenómenos universales.

Junto a mi madre y padre de esta vida, personificación del amor pronto, paciente e infinito, ofrezco la virtud de vuestra compasión inmediata y espontánea, relativa y última, con la que mostráis sin defecto el camino gradual de la liberación y el camino relampagueante de la iluminación, y permanecéis entre nosotros pese a nuestras muchas negatividades sin que esta impureza altere vuestra bondad inmaculada, de la que hago ofrenda a todos los seres, pues es la única causa, la base y el camino de la felicidad que no se pierde.

Comments are closed.